Búsqueda personalizada

Requisitos de la acusacion

    REQUISITOS LEGALES DE LA ACUSACION
A)      ESTRUCTURA LEGAL DE LA ACUSACION
El Código Procesal Penal (CPP) es el instrumento legal que determina los requisitos de la acusación, los cuales se encuentran estructurados en el artículo 77.
1.   Nombre del tribunal al que se dirige la acusación
2.   Nombre y cargo del fiscal
3.   Datos generales del acusado
4.   Datos generales de la víctima
5.   Relación de hechos
6.   Calificación legal provisional
7.  Sustentación de la acusación (elementos de convicción)
8.   Solicitud de trámite

·      El anterior listado puede ser distribuido en 4 grandes estructuras:
Datos generales de los sujetos procesales
Relación de hechos
Calificación legal provisional
Ofrecimiento  de prueba
Datos generales de los  sujetos procesales:
Respecto de esta exigencia formal, los defectos que se cometen usualmente dan lugar a errores materiales que pueden ser corregidos sin que su corrección implique una ampliación de la acusación.
No obstante, dichos errores muchas veces dan lugar a pérdida de tiempo, errores de información y confusiones de último minuto, que pueden ser evitados siguiendo algunos sencillos consejos, que se enlistan más adelante, en este mismo apartado.
Igualmente, los errores que se cometen en esta área de la acusación, pueden ocasionar que la contraparte los utilice para desviar la atención del juez o del jurado respecto de aspectos esenciales, y restar credibilidad al trabajo del acusador.
También permiten echar una cortina de humo sobre aspectos inesenciales para que el mismo acusador o los jueces no se detengan en el examen de otros errores que sí son estructurales, y que pudieron haber sido corregidos por el mismo acusador antes de llegar a una etapa de fijación de los hechos en la que ya no se podrán hacer correcciones estructurales.
Consejos prácticos para evitar errores en la configuración de los datos generales de los sujetos procesales:
Evite interferencias en el momento en que está comenzando a formular una acusación escrita.
Evite el uso de machotes con datos previos, ajenos a la acusación que está montando, que le pueden jugar una mala pasada, como en el siguiente ejemplo:

DATOS DE IDENTIFICACION DEL ACUSADO
GF, de 50 años de edad, del domicilio ubicado en el Reparto… Etapa N°…, casa N°… Departamento de…
EM (q.e.p.d.), de 59 años de edad, con domicilio en comarca..., de la Escuela 50 metros al norte, Casa N°...., Departamento de....
[Si está acusando a “EM”, no pueden estar presentes las siglas “q.e.p.d.” (Que En Paz Descanse), porque estaría acusando a un muerto, y la muerte del acusado extingue la acción penal. Si el acusado ya está muerto, no puede tener “domicilio” y mucho menos “en la comarca de… casa N°…”
Evite el uso de frases sacramentales acostumbradas en los escritos judiciales, cuya utilización jurídica es impropia, como en el siguiente ejemplo, en que el fiscal “procede a formular apertura a juicio”. El dictado del auto de apertura a juicio es un acto jurisdiccional y no una facultad del fiscal:
Yo, … en mi calidad de Fiscal Auxiliar de… y en representación del Ministerio Público, con credencial N°….., con todo respeto y con fundamento en las disposiciones de los Artos. 77 y 268 CPP, artos. 4 y 10 numerales 1 y 4 de la Ley Orgánica del Ministerio Público, procedo a formular acusación y apertura a juicio en contra de…
Al enunciar los nombres de los sujetos procesales, asegúrese de que utilice siempre los mismos nombres, y evite enunciarlos unas veces por el sobrenombre, otras por solo el apellido, otras por solo el nombre y un apellido.
Uniforme la denominación para cada sujeto utilizando siempre el nombre y los dos apellidos.
Evite referirse a las personas por el apodo o sobrenombre, a menos que ese sea su elemento diferenciador.
En algunas ocasiones hay personas que se llaman igual; en estos casos hay que utilizar un elemento diferenciador, que puede ser el sobrenombre usual, un segundo nombre, o en último término su cédula de identidad.
Nunca cite a un sujeto solamente por el sobrenombre o apodo, si conoce los datos de individualización de ese sujeto.
Asegúrese de que los nombres que enunció en los datos personales, sean los mismos nombres que va a utilizar en la relación de hechos o en la calificación legal. En el siguiente ejemplo, el fiscal cita a varias coacusadas, pero en la relación de hechos solo menciona a una de ellas.
DATOS DE LOS ACUSADOS
SMG, mayor de edad, soltera, obrera, y del domicilio en la Comarca…, Municipio de…, de esta Jurisdicción de (...) (detenida)
AVM Mayor de edad, ama de casa, del domicilio de la comarca de…, Municipio de…, de esta Jurisdicción de (...) (detenida) [Esta es la única acusada a la que se le imputan los hechos; las otras dos, SMG y MJCL, no son mencionadas en los hechos]
MJCL, mayor de edad, ama de casa, con domicilio en la comarca…, Municipio de…, de esta Jurisdicción de (...) (detenida).
RELACION DE LOS HECHOS
Que el día sábado quince de Julio del año dos mil seis, a eso de las tres y cuarenta y nueve minutos de la tarde el oficial RM recibió una llamada telefónica donde le informaban que las ciudadanas SMG, AVM Y MJCL, quienes se dedican al trafico de Droga de la comarca… hacia Departamento de (...) y del Departamento de (...) a la Ciudad de…, se movilizaban en un bus de transporte colectivo Placa…, color crema con verde y que iban con droga, por lo que el oficial de inmediato le dio seguimiento en una moto, solicitando ayuda al Oficial de Guardia superior Teniente RM para seguir el bus, al cual lograron detenerlo en la entrada a… ciento cincuenta metros al Este, o sea en la Entrada del Barrio… ubicado entre…. Una vez que detuvieron al bus el oficial RM orienta a las personas que viajaban en el bus que iban a revisarlo, pero en el bus venia como pasajero el oficial MAM y es cuando pudo observar que AVM, escondía un bolso color blanco Massen verdulero debajo del asiento donde ella estaba sentada y al momento que el Oficial RM revisa el bolso encontrando una marqueta color negra con cinta adhesiva, así mismo dos bolsos mas uno color azul y negro y un bolso de Massen color verde en las que en su interior contenía hierba, por lo que de inmediato llamo al Equipo Técnico de Auxilio Judicial de Departamento de (...), quienes realizan la incautación y se procede a la identificación de los paquetes y el paquete numero uno en el cual consiste en una bolsa tipo saco con zipeer, en la parte superior color blanco con rayas azules y rojas al extraer el bulto se observa que tiene forma cuadrada y se encuentra cubierta con una bolsa gabacha grande de color negro y con cinta adhesiva transparente y al pesarla con toda la envoltura da un peso de diecisiete Libras y sin envoltura un peso de Dieciséis Libras y Quince Onzas y al identificar la sustancia, utilizando reactivo Azul solidó B, dio un color rojo vino lo que indica que era Marihuana. Posteriormente se extrae 0.1 gramo para prueba de campo, Posteriormente revisaron el paquete numero dos el que consiste en un bolso color verde en su interior un costal multicolor y dentro del mismo un bulto color negro y envuelto con una bolsa tipo gabacha color negro con cinta adhesiva y al pesarlo con envoltura dio un peso de dieciséis libras y trece onzas se procedió a utilizar un reactivo Azul Sólido B- para prueba de campo dando un color rojo color vino e indica que esta en presencia de Marihuana y al pesarlo nuevamente sin envoltura dio un peso de dieciséis libras y doce onzas, utilizando 0.1 gramo para prueba de campo y un gramo para ser enviado al Laboratorio de Criminalista, realizando el pesaje en una pesa digital marca Sarturios, identificación del paquete numero tres el que consiste en un bolso color azul y negro el que contenía en su interior una toalla de color celeste y dos bultos medianos y un pequeño, separándolos rotulándolos en 3.1 y 3.2 al revisar el paquete 3.1 iba cubierto con una bolsa tipo gabacha mediana de color celeste y con cinta adhesiva y al pesarlo con todo y envoltura dio un peso de 1046.7 gramos, y sin envoltura dio un peso de 1034.4 gramos utilizando una pesa digital marca Sarturios, siendo extraído un 0.1 gramo para prueba de campo utilizando reactivo Azul solidó B-al entrar en contacto dio un color rojo vino que indica que esta en presencia de Marihuana, El paquete 3.2 al ser pesado con envoltura dio un peso de diez libras y once onzas y sin envoltura dio un peso de Diez libras y nueve onzas, extrayendo 0.1 gramo para prueba de campo donde se utilizo el reactivo Azul sólido B- al entrar en contacto dio una coloración rojo vino. Que indica que es Marihuana, el pesaje se realizo en pesa digital Marca Sarturios.
CALIFICACION LEGAL
El hecho antes descrito constituye el delito de TRAFICO INTERNO DE ESTUPEFACIENTES, PSICOTROPICOS Y SUSTANCIAS CONTROLADAS que prevé y sanciona el Artículo 51 de la Ley 285, Ley de ESTUPEFACIENTES, PSICOTROPICOS Y SUSTANCIAS CONTROLADAS.
Si la calificación legal se individualizara, indicando a quién se atribuye cada delito acusado, o a quienes se atribuyen todos los delitos acusados, sería más fácil para el operador jurídico darse cuenta del error en la relación de hechos

Revise si en los datos de identificación enunció más personas de las que aparecen mencionadas en la relación de hechos o en la calificación legal.
Revise si cada persona enunciada en los datos deidentificación tiene un papel asignado en la relación de hechos.
Esté claro de cada persona enunciada en la relación de hechos aparece en los datos de identificación de los sujetos procesales.
No pueden sobrar ni faltar nombres entre los datos de identificación de sujetos procesales y los hechos de la acusación o la calificación legal.
Para cada persona citada en los datos de individualización, debe haber un hecho o una calificación relacionados.
Si una persona ha sido citada en los datos de identificación, algún rol se le ha fijado en la relación de hechos.
Asegúrese de que no aparecen nombres en los datos de identificación, que luego desaparecen en la relación de hechos y vuelven a aparecer en la calificación jurídica, o viceversa: que aparecen en los datos de identificación pero no aparecen en los hechos, y sí vuelven a aparecer en la calificación legal.

Relación de hechos
La relación de hechos es la parte más seria, grave  y definitiva de la formulación de la acusación escrita.
En esta estructura se fijan casi con definitividad  los hechos que serán objeto de conocimiento de las demás audiencias.
De una u otra manera, directa o indirectamente, todas las audiencias del proceso penal giran en torno a la fijación de los hechos penalmente relevantes, que Ud. seleccionó como hechos de su acusación.
Tan definitiva es esta parte de la acusación, que la sentencia debe guardar correlación con los hechos de su acusación, y no podrá hacerse un juicio sino por los hechos que Ud. ha seleccionado y la forma como los ha redactado o presentado.
En la relación de hechos es donde se presentan más defectos graves, estructurales, que afectan el derecho de defensa del acusado, produciendo indefensión e impidiendo que una acusación tenga éxito.
Si la relación de hechos no imputa la acción que prevé el verbo rector del tipo penal, la acusación no acusa nada y por lo tanto no habrá acusación (esto plantea el problema del bis in idem, porque si no hubo acusación, podría acusarse de nuevo y no podría sobreseerse por hechos que no fueron determinados en el tiempo ni en el espacio ni en la acción concreta penalmente relevante; pero si los hechos retratan mal la acción, pero la retratan, probablemente sí haya habido imputación pero mal hecha, por lo que no podría llevarse de nuevo al ciudadano o ciudadana a juicio por esos mismos hechos).
Para que haya hecho tiene que haber una construcción lógica e histórica de sujeto, acción, lugar, tiempo y modo.
Ejemplo: si se acusa que Juan violó a Pedro en día, lugar y modo determinados, y se dice que “también hubo otras violaciones reiteradas en esos días”, las acciones correspondientes a “esos días” no han sido descritas en modo y lugar, por lo que no puede decirse que Juan queda sobreseído por esos hechos, pues no sabemos de qué hechos estamos hablando.
Una de las primeras revisiones que debe hacerse antes de iniciar la redacción de los hechos es considerar el tiempo en que fueron cometidos, para descartar los que estén prescritos.
Ningún hecho se redacta sin tener a la vista el tipo penal.
El tipo penal es el plano de la construcción.
Los hechos son los materiales con que se construye lo indicado en el plano.
El principio aplicable a la relación de hechos es: para cada acusado un hecho imputado. Para cada imputación, una descripción fáctica atribuible a persona determinada.
Consejos prácticos para evitar errores serios en la relación de hechos:
Al confeccionar los hechos, evite el uso de “machotes” de casos semejantes.
Correlacione cada hecho con las personas que enunció en los datos de identificación de los sujetos procesales.
Cada hecho tiene un “dueño”. Cada sujeto acusado tiene un hecho imputado. No puede haber hechos enunciados impersonalmente, como tampoco acusados sin hecho imputado, porque el derecho penal juzga a personas que cometen hechos y no hechos abstractos ni sucesos acontecidos a víctimas.
Cada hecho tiene que ser redactado en forma personal. Esto significa que no deben redactarse los hechos desde la perspectiva de la víctima que los padeció sino desde la perspectiva del agente que los realizó (en los apartados siguientes se dan ejemplos concretos sobre esta apreciación).
Los hechos deben guardar una relación cronológica, o sea, deben enunciarse en orden histórico, tal como fueron sucediendo.
Contar los hechos es contar un relato que pueda ser entendido en orden lógico y cronológico, tal como fueron sucediendo los hechos.
La relación de los hechos de una acusación no puede ser al estilo literario (novela, poesía, drama, guión de película) ni nada por el estilo.
El estilo de relación de hechos de una acusación penal formal no busca impresionar al lector ni al destinatario en general, devolviendo escenas o adelantando sospechas, sino simplemente buscan enunciar o referir a un sujeto que realiza una acción en perjuicio de otro sujeto, indicando el tiempo, el  lugar y el modo como se realiza esa acción (quién, qué, cómo, dónde y cuándo, que son los elementos bases para la construcción de hechos enunciativos).
Los hechos complejos deben separarse en grupos lógicos, donde se narra el hecho inicial, sus partícipes, su modo de ejecución, su tiempo y su lugar, para finalmente indicar, si es necesario, sus consecuencias. Esto constituye un paréntesis o círculo que encierra un grupo lógico e histórico de hechos.
Por aparte, en otro acápite o subtitulado como “Hecho 1”, “Hecho 2”, etc. se enuncia el otro grupo de hechos que forman parte del “gran” hecho complejo.
Nunca se mezclan todos los hechos ni se hacen referencias o conexiones entre hechos, a menos que sea estrictamente necesario, pues producen confusión de roles personales, tiempos, modos o lugares.
Los antecedentes de los hechos solo se citan si son estrictamente necesarios para comprender el móvil del agente u otro elemento de interés.
Los hechos concomitantes sin interés penal no se citan.
Las consecuencias de los hechos que no sirvan para valorar el hecho penal (ejemplo, como información para construir el  reproche penal o la pena), no deberían citarse.
El hecho de una acusación penal formal debe ser imputativo, o sea, le achaca a una persona la comisión de un hecho determinado.
El hecho imputativo no da rodeos, ni es indirecto. Atribuye directísimamente a un sujeto una acción determinada, sin conmiseraciones ni consideraciones de ningún tipo: Juan dio muerte a Pedro. No debe redactarse: Pedro apareció muerto por Juan.
En los hechos no deben aparecen personas que realizan acciones típicas que luego no reciben ninguna calificación jurídica:
“El día… el ahora occiso se encontraba caminando sobre la acera en dirección norte… Al llegar a dicha esquina se presentó al sitio un vehículo conducido por X, quien era acompañado por Y; en ese momento Y, desde la ventanilla derecha delantera del vehículo sacó una pistola, y previo acuerdo de voluntades con X, apuntó el arma hacia Z, quien se encontraba de espaldas… para lo cual realizó varios disparos logrando herirlo mortalmente…; una vez ejecutada la acción criminal, ambos acusadoss se retiraron a toda velocidad en el vehículo, con rumbo desconocido…
Calificación legal: “Los hechos expuestos constituyen el delito de…Homicidio calificado… atribuible a título de coautor al acusado Y”.
[¿Y la calificación legal de la acción desplegada  por X?]

Calificación legal provisional
Este sector de la acusación es menos determinante, porque, como su nombre lo indica, la calificación legal no es definitiva.
Aun el mismo juez puede darles a los hechos una calificación jurídica distinta a la que les dio el acusador.
El principio común en materia de calificación legal es que el juez juzga hechos, no calificaciones jurídicas.
Lo anterior no significa que debemos ser indiferentes o negligentes en la calificación legal, porque la misma tiene incidencia incluso en la prescripción de la acción penal.
Por ejemplo, pueden darse calificaciones legales provisionales que hacen pensar que se tiene un tiempo de prescripción de la acción penal mayor, cuando en realidad la recalificación hace variar ese tiempo, lo que ya ha traído serias reflexiones en casación penales, para valorar la buena fe del acusador que instruyó una causa bajo cálculos de tiempo que resultaron inaplicables al variar la calificación legal en juicio.
Una calificación legal  mal hecha puede producir confusión al fiscal que presenta la acusación oral, quien se atiene a la calificación legal hecha por su colega, cuando en realidad de los hechos se extrae una calificación jurídica diferente.
La calificación jurídica lleva a construir una estrategia de pretensión del Ministerio Público respecto de la pena, que puede ser equívoca si no se acertó en la subsunción.
En los casos clásicos de concurso aparente de normas, el examen comparativo de los diversos tipos penales es indispensable para precisar la calificación legal.
El operador jurídico debe manejar correctamente la teoría sobre concursos, para que en la calificación legal haga referencia al concurso aplicable a los tipos penales invocados.
La calificación jurídica debe indicar a cuál acusado se atribuye ese delito o esos delitos, y en qué grado de participación o autoría.
En la calificación jurídica no es necesario pedir la pena, ni la ley lo exige, porque la adecuación de la pena al responsable es el resultado de la demostración de la culpabilidad, que es precisamente el elemento que se discutirá con mayor asiduidad en el debate.
El principio aplicable a la calificación jurídica es: para cada imputación, una calificación jurídica.
Consejos prácticos para evitar errores en la calificación legal provisional:
Como en las demás áreas de la acusación se recomienda evitar el uso de machotes que “heredan” calificaciones legales extrañas a los hechos que se están redactando y que producen confusión a la defensa y a los jueces sobre las pretensiones del acusador.
Debe tenerse a la vista los distintos tipos penales que reclaman su aplicación a los hechos, porque ello permite hacer una calificación legal más precisa.
Relacione cada persona imputada con la calificación legal que le está imputando.
Individualice las calificaciones legales según la persona a la que se le atribuyen.
Revise los hechos antes de hacer la calificación legal provisional. Puede ser que descubra que su calificación legal propuesta está buena, pero que los hechos han sido construidos deficientemente.
Asegúrese de haber hecho una adecuada subsunción de los hechos dentro del tipo penal.
Tenga en cuenta que si la calificación legal es de un delito de peligro, en los hechos no debe haberse expuesto un resultado.
Igualmente, si los hechos describen una acción de peligro, la calificación legal no debe ser la de un delito de resultado.
“(…) el doce de septiembre del dos mil seis FZ se dirigió a la cantina La Ultima Copa, compró licor a granel a EM, licor que ingirió ese día y al día siguiente, motivo por el cual su salud se empezó a deteriorar y fue trasladado por sus familiares al Hospital…, donde finalmente murió a consecuencia de la ingesta del metanol que le fue vendido en la cantina de EM.
CALIFICACION LEGAL PROVISIONAL DEL HECHO
Los hechos descritos corresponden al delito de Exposición de personas al peligro que prevé y sanciona el arto. 154 del Código Penal vigente de la República de Nicaragua.
[Si el hecho descrito es un hecho de resultado, el tipo penal no puede ser un delito de peligro]

Para hacer una adecuada subsunción, siempre es recomendable tener a mano algunos buenos textos de Derecho Penal Especial, los cuales siguen siendo útiles aunque sean antiguos, porque la tipología penal de los códigos penales latinoamericanos no ha variado en los delitos esenciales.
No  obstante lo anterior, tome en cuenta que han nacido a la vida jurídica muchos tipos penales novedosos (delitos informáticos, económicos, derechos de autor, delitos especiales relacionados con comercio, telecomunicaciones, aduanas, lavado de dinero, etc.), lo que obliga al operador jurídico a actualizarse mediante lectura de revistas de ciencias penales y artículos técnicos.
La calificación legal puede resultar inexacta:
por defectuosa presentación de los hechos
por inadecuada subsunción o adecuación del hecho al tipo penal
por mala relación entre hechos y prueba
por desconocimiento de la teoría de los concursos
por inaplicación de las situaciones concursales: no se valoran las acciones en concurso, no se indica el tipo de concurso, o se valora erróneamente en situaciones en que la interpretación no es dudosa. Esto es de capital importancia en los concursos aparentes de normas.
Por desconexión con agravantes descritas en los hechos,
Porque se describieron agravantes en la relación de hechos, pero no se retomaron en la calificación legal
Porque en la calificación legal se indicó que el tipo es agravado o calificado, pero ello no se describió en la relación de hechos.

Ofrecimiento de prueba
En esta estructura de la acusación se presentan los elementos de convicción que justifican la imputación.
El examen de la acusación escrita en las audiencias previas al debate solamente exige que se cumpla con la existencia de prueba suficiente en grado de probabilidad, pero no exige que se analice la prueba para determinar si la misma es suficiente en grado de certeza.
La prueba ofrecida debe indicar qué aspecto de la imputación va a demostrar, si la autoría o participación del sujeto, si la existencia del hecho, si el lugar, el momento o el modo de comisión del hecho.
Se puede ofrecer prueba que solamente sirva para apuntalar o medir el reproche, o que tenga utilidad para adecuar la pena, una vez que se analice ese apartado en el juicio oral y público.
Obviamente debe evitarse el ofrecimiento de elementos de convicción que han sido tachados de espurios por inconstitucionales, así como la prueba inútil, impertinente o reiterativa.
En muchas ocasiones los acusadores son poco exigentes en este apartado y ofrecen mucha prueba testimonial que más bien puede causar confusión en su teoría del caso. Esto debe evitarse.
Para lograr evitar la reiteración en la prueba testimonial, es preferible entrevistar previamente a los testigos estrella y seleccionar aquellos que tuvieron mayor cercanía con los hechos, que tienen mayor capacidad para recordar, mayor credibilidad o que conocen una versión menos friccionada con la versión de otros testigos.
Un consejo útil usualmente es que no debe mezclarse prueba buena con prueba regular, porque a menudo la estrategia de la contraparte estriba en buscar solamente los puntos débiles de la prueba, echando una cortina de humo sobre la prueba realmente coherente. No se mezcla  prueba buena con prueba regular.
A menudo es mejor utilizar un testigo creíble con una versión razonable, que un testigo de baja credibilidad con una versión buena.
También puede resultar mejor presentar a un solo testigo con una versión coherente que a varios testigos con versiones parciales y con cabos sueltos.
Debe tomarse en cuenta que no existe un catálogo para sistematizar la prueba más adecuada, pero sí puede afirmarse que ciertos tipos de delito atraen ciertos tipos de prueba.
Por ejemplo, en delitos de resultado se vuelve imprescindible la prueba material que evidencia la consecuencia del hecho delictivo.
El tipo de prueba más difícil de  manejar es la prueba testimonial, y quizá es la prueba a la que más se recurre en juicios.
La prueba no debe ofrecerse como un listado de objetos incoherentes, ni como un listado de compras de supermercado, sin ningún tipo de orden. Debe organizarse  con algún tipo de sistematicidad según la teoría del caso del acusador.
La prueba debe jerarquizarse, no solo según el tipo de prueba (documental, testimonial, material, pericial), sino también según el impacto que desea alcanzarse con ella y la técnica de recordación o de convicción que se esté empleando.
El principio aplicable al ofrecimiento de prueba es el mismo que se emplea en  la teoría del caso: para cada hecho una prueba.
Consejos prácticos para evitar errores en el ofrecimiento de prueba:
Igual que en las otras estructuras de la acusación, evite el uso de machotes.
No mezcle todas las pruebas como si fueran un listado  de compras de supermercado. Jerarquícelas, sistematícelas, ordénelas según el grado de importancia o prescindencia.
Evite mezclar prueba buena con prueba regular, y mucho menos con prueba dudosa, solamente por el deseo de “abultar” la acusación.
No solamente explique qué espera probar con el elemento de convicción ofrecido, asegúrese de que ese elemento de convicción realmente está sosteniendo una parte de su teoría del caso.